Autismo en niños pequeños

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por la alteración de la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, y el comportamiento restringido y repetitivo. Las personas autistas requieren un cuidado muy exigente por parte de sus familiares, por eso es muy importante el apoyo profesional, para que aprendan a manejar de la mejor manera sus conductas.

Para ello, los especialistas crean programas de educación mediante los cuales ayudan a las familias en su trato con los niños autistas; unos programas que ayudan a las personas con autismo, a  desarrollar habilidades sociales y respuestas emocionales a las que de otra manera no serían capaces de hacer frente.

El autismo afecta al procesamiento de información en el cerebro alterándolo, y provocando desorden en las células nerviosas y sus sinapsis. Es uno de los tres trastornos del espectro autista (TEA), los otros dos son:

  • El síndrome de Asperger: Carece de retrasos en el desarrollo cognitivo y del lenguaje.
  • El trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD-NE): Se diagnostica cuando no se cumplen la totalidad de los criterios para el autismo o el síndrome de Asperger.

El autismo es un trastorno altamente heredable, pero la causa que más favorece su aparición según demuestran estudios diversos científicos son los factores ambientales. En casos raros, el autismo está fuertemente asociado con agentes que causan defectos de nacimiento. A pesar de que no existe una cura conocida, existen casos de niños que se han recuperado. Se ha desarrollado una cultura autista, en la por una parte algunos individuos buscan una cura, y otros por su lado creen que el autismo tiene que aceptarse como una diferencia, y no como un trastorno.

 

Cuidados para un niño autista

A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones para que las tengas en cuenta si tienes a un niño autista a tu cargo:

  • Necesita un mundo estructurado y predecible.
  • Si quieres entablar una conversación con él, tendrás que utilizar señales claras para que las entienda, y poco lenguaje. Es muy recomendable trabajar y explicarle gestos evidentes que pueda entender.
  • Evita llevarlo a ambientes con muchas personas o cargados, donde se puede sentir extraño.
  • Nunca lo compares con los niños normales. Tu desarrollo es distinto al del resto, y le costará más tiempo aprender a hacer ciertas actividades.
  • Ayúdalo en todo lo que le haga falta, pero tampoco te excedas, con el tiempo él también tiene que aprender a valerse por sí mismo.
  • Cuando adopte una mala actitud o conducta, tendrás que ponerle límites en su comportamiento.
  • Intenta comprender sus acciones y conductas aunque a primera vista te parezcan extrañas. No le grites, ni intentes enemistarse por algo que no haya hecho bien; él tiene que ver y entender que te preocupas por él y lo comprendes.

Y sobre todo, no olvides evitar el aislamiento del niño autista. Hay que intentar que se sienta tranquilo y a gusto en compañía de todas las personas que lo rodean. Por eso es importante que adaptes el ambiente de tu casa a las condiciones que el autista requiere.

 

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web