Niños desobedientes a partir de 3 años, ¿qué hacemos?

¿Podemos prevenir que un niño sea excesivamente desobediente?, ¿podemos encauzar a un niño con malos comportamientos? Estas son algunas de las preguntas que muchísimos padres se plantean en el mundo día a día. Los niños desobedientes desesperan a los padres, y son fuente de disgusto familiar.

 

 

Desde pequeños, tenemos que acompañar y corregir a los niños, para que vaya madurando y poco a poco se vayan dando cuenta de sus actos y las consecuencias que éstos pueden tener. De esta manera, nuestros hijos se desenvolverán cada vez de manera más segura e independiente. La desobediencia de los niños, es normal en todo este proceso. El niño está descubriendo los límites del entorno que lo rodea, intentando aprender lo correcto de lo incorrecto, siendo consciente de sus acciones y aprendiendo que puede y que no puede hacer, por eso nosotros tenemos que servirle de guía, y ayudarlo en todo lo que no entienda o se le escape de las manos.

 

¿Cómo sé si el niño es desobediente?

 

Al principio, todos los niños quieren explorar el mundo, y para ello utilizan muchos de sus sentidos y capacidades, los cuáles desarrollan en esta primera etapa de su vida. Por eso, tenemos que ofrecerles libertad (dentro de unos límites) para que poco a poco se sienta más seguro, y se acople al entorno que lo rodea. Una vez que cumpla los 3 años, la obediencia se volverá más compleja.

A partir de los 3 años comienza la etapa de la comprensión de palabras y oraciones, en la que cambia nuestra manera de comunicarnos con los niños. Debemos educar a nuestros hijos a través de la comprensión y el entendimiento, por lo que para hablar con ellos será conveniente utilizar frases afirmativas, que nuestro pequeño entenderá mejor. A esta edad el niño será mucho más receptivo que en etapas anteriores, comprenderá que ha dado alegría a mamá y a papá y se sentirá feliz y querrá volver a lograr ese momento, y por ende, tenderá a repetir la acción.

Los especialistas apuntan que a partir de los dos o tres años se puede identificar si un niño es desobediente a partir de sus primeras conductas. El patrón de estas conductas, es una continua desobediencia y hostilidad hacia las figuras de autoridad debido a falta de entendimiento y comprensión por las dos partes.

 

¿Qué puedo hacer?

 

  • Intenta motivar al niño

Para corregir a un niño desobediente, es conveniente estimular su motivación, con el refuerzo de sus aspectos positivos y el castigo o ignorancia de los negativos.

Los especialistas recomiendan mostrar una actitud colaborativa, es decir, hay que dejar que el niño se exprese y escuchar sus preocupaciones, pero también explicarle con calma los problemas que provoca con su actitud.

  • Nunca pierdas los nervios

No te enfades bruscamente con él, ni le grites. Colócate a la altura del niño, para que haya un contacto visual directo, y dile desde esa posición en tono firme, que su comportamiento no es aceptable.

  • Establécele un horario

Mantener un horario y un ritmo de vida estable es esencial para corregir a un niño desobediente. Márcale un horario definido para cada actividad, con sus correspondientes horas de descanso, de manera que aumentarás el orden y el equilibrio en el pequeño

  • Poner normas y límites

Tienen que ser claras y razonables, y deben estar adaptadas a la edad de cada niño. Los padres deben saber adaptar sus peticiones u órdenes al ritmo del pequeño (quizás no entienda más de 2 o 3 normas al mismo tiempo).

  • Premia su buen comportamiento

Esto no significa que haya que regalarle algo cada vez que se porte bien, pero sí que debes recompensarle con palabras de agradecimiento y satisfacción, cuando desarrolle una buena acción o comportamiento.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web